Después de una larga búsqueda de empleo, encuentras la oportunidad perfecta, envías tu currículum y te llaman. ¿Estás listo? Este artículo te dirá cómo preparar tu entrevista de trabajo para completarla con éxito.

¡No te preocupes! Aunque puede ser un poco intimidante pasar por esta conversación, valdrá la pena cuando hayas conseguido el empleo. Eso sí, hay ciertas cosas que tienes que planear para maximizar tus posibilidades de recibir una respuesta positiva.

A continuación te presentamos 7 cosas que debes hacer antes de tu entrevista de trabajo:

  1. Investiga sobre la empresa

Es difícil creer que una persona está realmente interesada en trabajar en un lugar que no conoce. Además, no es nada fácil explicar qué aportaciones crees que puedas hacer en una compañía y por qué eres un buen candidato, si no tienes idea de los proyectos que se realizan y los procesos que se necesitan cubrir. Por lo tanto, el primer paso para tener éxito en tu entrevista es hacer una investigación completa de la empresa.

Esto significa, no solo ver la misión y visión de su página web, sino que involucra que ingreses a sus redes sociales y blogs, busques noticias sobre ellos e investigues sobre los productos, servicios o marcas con las que trabajan. Con esto demostrarás que tu interés es sincero y que tienes mucho que aportar.

  2. Lleva tu currículum y conócelo perfectamente

Lo primero que te pedirá el entrevistador será tu currículum. De preferencia llévalo en una carpeta y asegúrate de que esté limpio y sin arrugas. Procura revisar que el formato sea profesional, es decir, que la fotografía sea reciente y con vestimenta formal, que los colores y tamaños de letra sean uniformes y, de ser posible, utiliza sólo una página.

Una vez que esté listo, asegúrate de dominar toda la información que viene ahí, las fechas en las que entraste y saliste de tus antiguos trabajos, las certificaciones que tienes, las actividades que realizabas y, busca la forma de conectar todas las experiencias que has tenido con las aptitudes y conocimientos que la empresa está buscando para su vacante.

  3. Analiza tus fortalezas y áreas de oportunidad

Todos tenemos habilidades y capacidades diferentes. ¡Despreocúpate! Tu entrevistador sabe que nadie es perfecto, la intención de preguntarte sobre tus fortalezas y debilidades no es juzgarte, al contrario, la idea es conocerte más y saber si tu perfil empata con lo que están buscando.

La mejor forma de superar esta etapa es siendo honesto. Piensa en las cosas que te hacen destacar en el área profesional y en las habilidades que tienes que mejorar. Eso sí, siempre que menciones un área de oportunidad, muéstrate interesado en mejorar e incluso menciona cómo planeas trabajar esa competencia.

  4. Prepara tus argumentos

Llevar una lista de preguntas y respuestas preparada no es para nada una buena idea ya que si el enfoque de la entrevista es completamente diferente al que imaginaste, te pondrás aún más nervioso y no sabrás que contestar. Además, el entrevistador notará que respondes de manera mecánica a sus preguntas y no confiará en la veracidad de lo que dices.

Por otro lado, sí piensa en cómo puedes defender tu trabajo, qué cosas puedes decir para demostrar que conoces sobre la industria y tienes potencial. Muy probablemente te preguntarán las razones por las que saliste de tu empleo anterior, ten presente que nunca debes hablar mal de tus compañeros o de la empresa en la que trabajabas puesto que puedes causar una muy mala impresión, mejor enfócate en mencionar que buscas nuevas oportunidades de crecimiento.

  5. Planea tu ruta y llega puntual

Nada puede molestar más a tu entrevistador que tener que esperarte. No comiences este proceso con desventaja por no haber buscado con tiempo la dirección a la que tenías que llegar. Asegúrate de conocer el lugar exacto al que debes acudir y vete con tiempo.

Recuerda que muchas cosas pueden atrasarte ese día, como la lluvia o un accidente en el camino, procurar salir antes de casa y te ahorrarás muchos momentos de estrés. Además, investiga dónde puedes estacionar tu automóvil, no siempre es fácil encontrar lugar y eso puede hacer la diferencia entre que llegues a tiempo o no.

  6. Viste de acuerdo a la ocasión

Llevar la ropa adecuada va muy relacionado con la investigación que hiciste sobre la empresa. Trata de ir siempre con prendas formales, pero adecúate al estilo de la compañía a la que irás. Por ejemplo, si ves que en las fotos que publican todos llevan traje, entonces deberás irte así, pero sí la mayoría lleva ropa informal puedes optar por un atuendo casual-formal.

Esto es especialmente importante porque la manera en la que vestimos puede crear una barrera con el entrevistador. Si vistes demasiado formal en una empresa que no tiene ese estilo, darás un mensaje de autoridad y poder que puede no ser bien recibido. Por otro lado, si vistes demasiado informal, puedes dar una imagen no profesional.

  7. ¡Relájate!

Sentirse nervioso antes y durante de una entrevista es normal. Si te sonrojas o te trabas no le prestes demasiada atención. Por lo contrario, respira profundamente y trata de seguir como si nada hubiera pasado.

Para lograr esto es importante que te presentes a la entrevista con una actitud muy positiva y que confíes en tu trabajo y tus conocimientos. ¡Todo saldrá bien!

Lo más importante es que tengas claro a dónde vas y cuáles son tus objetivos. Con esto, todo lo demás vendrá naturalmente y todo lo que tendrás que hacer es presentarte de una forma genuina y transparente.

Recuerda antes de salir de la entrevista, preguntar cuándo puedes esperar una respuesta y no te preocupes si no se contactan contigo de inmediato, muchas empresas tienen largos procesos de contratación y eso no significa que no seas un buen candidato.

Sigue estos consejos, confía en tus capacidades y el empleo será tuyo.

¿Te pareció útil este artículo? Si quieres consultar más información como ésta, ¡no olvides seguir las entradas de nuestro blog!