Estudiar Nutrición es una excelente alternativa para los jóvenes con anhelo de superación y, sobre todo, interés por ayudar a las personas.

Gracias a esta licenciatura, que te capacitará para orientar a otros sobre su alimentación, podrás brindar apoyo a quienes padecen enfermedades severas, como el cáncer, por ejemplo.

Y es que los profesionales en esta área, tienen la capacidad de tomar en cuenta factores patológicos y características del organismo en general para indicar dietas ideales para sus pacientes, que los ayuden a mantenerse equilibrados y recuperarse satisfactoriamente de diferentes intervenciones quirúrgicas.

Sumado a esto, el programa educativo de la carrera de Nutrición te enseñará sobre el comportamiento de algunas enfermedades, como el cáncer, y su impacto en el organismo humano.

Esto significa que comprenderás muy bien qué padecen los individuos que acudan a ti y, en consecuencia, cuáles son los regímenes alimenticios que necesitan.

Por otro lado, un buen plan de estudios de la carrera de Nutrición, además de estar avalado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), debe contemplar la materia de Farmacología Clínica.

Al enfocarse en la evaluación de los efectos de los medicamentos en los humanos, esta asignatura te permitirá entender la interacción de los medicamentos con los pacientes de cáncer y sus resultados.

Gracias a esto, tendrás la posibilidad de comprender la interacción farmacológica entre los diferentes tipos de quimioterapia y hormonoterapia con algunos alimentos.

¡Bien! Ahora que sabes un poco más sobre cómo estudiar Nutrición podría ayudarte a tratar pacientes que padecen cáncer, es momento de que hablemos sobre otras acciones específicas que podrías realizar con esta profesión para ayudar a estas personas.

1. Ayudarás a disminuir los efectos secundarios de los tratamientos

El tratamiento contra el cáncer se caracteriza por provocar diversos efectos secundarios.

A raíz de la quimioterapia, como se le conoce al uso de fármacos específicos para destruir las células cancerosas, los pacientes pueden experimentar caída del cabello, irritación, llagas en la piel y fatiga extrema.

Afortunadamente, los nutriólogos tienen la capacidad de comprender estos procesos e indicar dietas adecuadas para paliar los efectos secundarios.

Esto significa que, gracias a estos especialistas, quienes padecen de cáncer pueden mejorar su calidad de vida.

2. Establecerás planes nutricionales personalizados

Al estudiar Nutrición no sólo podrás apoyar a los pacientes para reducir los efectos secundarios de sus tratamientos, lógicamente, también tendrás los conocimientos metodológicos y teóricos necesarios para brindar un seguimiento continuo y personalizado.

Y es que otra de las labores de los nutriólogos es establecer planes de cuidado nutricional durante las diferentes fases de la enfermedad, con la misión de generar sensación de bienestar en los pacientes pese a los efectos de los fármacos que se aplican para eliminar células cancérigenas.

De acuerdo a la Sociedad Americana de Cáncer, existen diversos nutrientes que resultan ideales para las personas que sufren este mal, entre estos los 4 que mencionaremos en las siguientes líneas:

I. Proteínas

A raíz del tratamiento para eliminar las células malignas, los pacientes requieren de un régimen alimenticio que los ayude a regenerar su tejido corporal.

Por esa razón, una buena dieta para personas con esta patología debe contener altos índices de proteínas.

Además, estos nutrientes refuerzan el sistema inmunológico, el cual se debilita significativamente a raíz de esta enfermedad.

II. Carbohidratos

Abusar de los carbohidratos es contraproducente para los pacientes de cáncer, ya que acelera el aumento de peso; sin embargo, se trata de nutrientes que no pueden faltar en los regímenes alimenticios.

Uno de los grandes beneficios de los carbohidratos para quienes tienen este padecimiento es que son una importante fuente de energía.

Gracias a estos, los afectados por patologías como el cáncer pueden realizar actividades físicas moderadas y, además, gozan de un mejor funcionamiento en sus órganos.

Los granos y el trigo son algunos de los alimentos que contienen un alto índice de carbohidratos y, por eso, los nutriólogos los indican como acompañantes regulares de las comidas.

III. Grasas

Muchas veces, las grasas son asociadas como nutrientes negativos, ya que cuando se consumen en exceso pueden generar aumento de peso y dolores articulares.

No obstante, lo cierto es que las grasas son necesarias para el organismo, especialmente para los pacientes con cáncer.

Además de resultar una fuente de energía, estos nutrientes aíslan los tejidos del cuerpo y transportan diversas clases de vitaminas a través de la sangre.

IV. Agua

Cuando se habla de nutrientes, el líquido vital no puede quedar fuera.

Al estudiar la licenciatura en Nutrición, sabrás cuál es la cantidad de agua que deben consumir los pacientes de cáncer en diferentes etapas del tratamiento para impulsar su sensación de bienestar.

3. Ayudarás a preparar a los pacientes para procesos quirúrgicos y apoyarás su recuperación

Una de las labores de la asesoría nutricional oncológica es indicar regímenes alimenticios que preparen a los pacientes para las operaciones a las que, según su caso, se deben someter.

Esto es muy importante, ya que un estado nutricional adecuado reduce las complicaciones asociadas a las cirugías, como las infecciones, por ejemplo.

Sumado a esto, los nutriólogos también diseñan dietas especiales para acelerar la recuperación de los pacientes luego de las intervenciones.

Como ves, al repasar estas 4 funciones podemos concluir que una de las grandes misiones de estos especialistas es hacer menos dolorosa y complicada la vida diaria de las personas que sufren esta patología.

¡Ya sabes! Si tu pasión es ayudar a los demás, estudiar Nutrición es una excelente alternativa para ti.

Además, esta carrera te brinda muchos otros beneficios, como la posibilidad de trabajar en el extranjero, ya que sus principios son universales, y de ejercer de manera independiente, fijando el precio por tus servicios y asumiendo la carga de trabajo que consideres oportuna.

¿Te gustó este artículo? Si quieres compartir tu opinión con la comunidad de nuestro blog o tienes alguna duda, ¡déjanos un comentario!