Para algunas personas, la Psicología y el coaching pueden resultar disciplinas muy parecidas; sin embargo, existen muchas diferencias entre éstas.

Aunque ambas especialidades buscan contribuir con el bienestar de los seres humanos, lo cierto es que tienen distintas áreas de enfoque e, incluso, marcos teóricos dispares.

La Psicología aplica corrientes filosóficas y epistemológicas, así como diferentes técnicas para estudiar al hombre en sus diferentes dimensiones: cognitiva, afectiva y conductual.

Además, los profesionales en esta área diagnostican a los pacientes y diseñan y ejecutan tratamientos para atender desequilibrios emocionales y trastornos mentales.

Mientras tanto, el coaching se puede definir como una metodología que busca acompañar, instruir, entrenar y motivar a las personas para que alcancen sus metas y se sientan a gusto consigo mismas.

¡Bien! Ahora que ya hablamos sobre de qué se tratan estas dos disciplinas, es momento de que nos enfoquemos en mencionar 4 de las diferencias específicas que existen entre éstas.

1. La formación de la Psicología es mucho más amplia y especializada

Estudiar Psicología significa profundizar en una de las áreas más apasionantes y, a la vez, complejas: la mente humana.

Por esa razón, se trata de una carrera universitaria que demanda años de estudio y aprendizaje continuo.

Si optas por esta licenciatura, recibirás una formación amplia y especializada que abarca múltiples ramas de la salud mental y otros campos de conocimiento, como la sociología y la comunicación.

Sumado a esto, al convertirte en psicólogo podrás especializarte en diversos campos a través de maestrías, doctorados, diplomados y cursos, entre estos:

  • Psicología social.
  • Psicología clínica.
  • Psicología organizacional.
  • Terapia familiar.

En cuanto al coaching, se trata de una opción de capacitación diferente, ya que todavía no se considera una carrera profesional en muchas partes del mundo.

Incluso, muchas personas se dedican al coaching sin tener estudios especializados en esta área, aprovechando su experiencia en determinadas disciplinas o sus habilidades de comunicación para influir positivamente en otros.

Incluso, podríamos decir que el coaching puede servir como complemento para diferentes licenciaturas, entre ellas la Psicología.

Si te conviertes en psicólogo, puedes utilizar esta metodología como una herramienta para orientar a las personas hacia el establecimiento y el cumplimiento de sus metas de vida.

2. El coaching es una disciplina más reciente

Las diferencias entre la Psicología y el coaching no sólo están en sus enfoques de estudio y metodologías, sino también por la antigüedad que tiene el campo de estudio psicológico.

Y es que la psicología científica, que es la que sentó las bases teóricas para lo que hoy conocemos como esta carrera, nació a mediados del siglo XIX, gracias a autores e intelectuales como Gustav Theodor Fechner y Carl Wernicke.

Eso sí, si no nos enfocamos en el aspecto académico de esta disciplina y nos centramos en la Psicología en sí, su historia comienza mucho antes. De hecho, desde los orígenes del ser humano se han creado hipótesis y teorías sobre el funcionamiento psicológico y los trastornos mentales.

Luego, a partir del auge de los filósofos griegos entre el siglo V y VI a.C, estas teorías fueron sustentándose en razonamientos estructurados y corrientes de pensamiento.

Por su lado, el coaching es una disciplina mucho más reciente. Esta metodología comenzó a aplicarse en el ámbito deportivo durante la década de 1970 cuando el profesor Thimothy Gallwey concluyó que el principal freno del deportista no está en su cuerpo, sino en su mente y nivel de motivación.

3. El campo laboral de la Psicología y el coaching

El campo laboral de la Psicología es mucho más amplio que el del coaching. Al egresar de esta licenciatura podrás ofrecer tus servicios de manera privada, abriendo tu propio consultorio y también tendrás la posibilidad trabajar para organizaciones de múltiples sectores y tamaños.

También, como psicólogo podrás desempeñarte en centros penitenciarios, hogares de albergue, hospitales y diferentes organizaciones y fundaciones de atención social.

Incluso, tendrás la oportunidad de integrarte a los sectores de la comunicación y la publicidad.

Al estar capacitados para analizar el comportamiento de las masas, la visión de los psicólogos es fundamental a la hora de generar mensajes que tienen como objetivo persuadir a un público meta.

Por su parte, el coaching puede ofrecerte un campo laboral distinto. Y es que usualmente los expertos en esta metodología se desenvuelven de forma independiente, dedicándose a realizar conferencias, asesorar personas o grupos, entre otras actividades.

4. La Psicología se enfoca en las personas y el coaching en los objetivos

Otra de las grandes diferencias entre la Psicología y el coaching es que la primera busca el desarrollo de la persona y la configuración de la identidad de ésta, mientras que la segunda se enfoca en la adquisición de habilidades para lograr ciertos propósitos.

Eso sí, ten presente que al convertirte en psicólogo y orientar a tus pacientes, también los impulsarás en la formación de aptitudes y destrezas.

¡Eso es todo! Estas son 4 de las diferencias que existen entre la Psicología y el coaching.

Como ves, estas dos disciplinas resultan muy interesantes e incluso complementarias. Si te interesa estudiar la carrera de Psicología podrás encontrar una gran cantidad de oportunidades para tu desarrollo profesional.

Es una carrera profesional que te permitirá superarte y crecer en todos los sentidos, sin duda, debes valorar obtener tu título profesional en Psicología.

¿Tienes alguna duda sobre lo que leíste en este material? De ser así, ¡escríbenos en la sección de comentarios!